El talento puede ser innato, pero también se trabaja

“El talento puede ser innato, pero también se trabaja”

Javier Imbroda, exseleccionador nacional de baloncesto.

El exseleccionador nacional de Baloncesto, Javier Imbroda, habla para el Instituto de la Educación del Grupo Zola. Imbroda ha sido seleccionador español y asistente con Lituania. Además, ha pasado durante su carrera profesional por equipos de la ACB como, el Real Madrid, Unicaja de Málaga, Caja San Fernando, Vive Menorca, Mayoral Maristas y Grupo Capitol. En la actualidad da clases en el Medac, Escuela del Deporte y la Salud, organización que preside y también ofrece charlas entre otros temas sobre “Liderar el Talento”.

1. ¿Cuál es la clave para gestionar el talento de todos los deportistas que han pasado por “tus manos”?

La clave para gestionar el talento de un equipo, es ganarse el respeto, y uno se gana el respeto por sus conocimientos, su dedicación, y por ser consecuente en la toma de decisiones.

2. ¿Cómo interviene el deporte en la educación emocional de los niños?

El deporte es el mejor instrumento para poder educar emocionalmente a los niños. El deporte no siempre tiene que ser competitivo, también puede ser recreativo con el ánimo de crear hábitos saludables. Es importante que los programas educativos, contemplen adecuadamente esta necesidad básica en ese desarrollo.

3. ¿Puede ser el deporte una herramienta para desarrollar la resiliencia?

El deporte te ayuda a crear una mentalidad de superación, fundamental la participación del educador, en él está la clave del éxito formativo.

4. ¿Cómo se pueden inculcar, a través del deporte, valores de liderazgo?

Dejando que la creatividad y la confianza fluyan de una manera natural. Aquí de nuevo, la intervención del educador es básica para saber interpretar esos valores de liderazgo, pues no todos tienen esas cualidades.

5. ¿Qué otros valores aprendemos a través del deporte?

Multitud de ellos, el deporte es una escuela de vida.

6. ¿El talento es cuestión de técnica o es innato?

El talento puede ser innato, pero el talento también se trabaja. El talento sin esfuerzo, solo sirve para divertirse.

7. ¿Es necesario enseñar a los deportistas a asumir la derrota? o ¿la derrota es algo en lo que no puede ni pensar un deportista profesional?.

El éxito se disfruta, la derrota te enseña. La vida es eso, ganar y perder, volver a levantarse y seguir luchando. Es evidente que uno no se prepara para perder, pero sé que la derrota forma parte de las reglas del juego y de la vida.

8. ¿Deporte y salud van siempre de la mano?

No siempre. El deporte de alta competición, está sometido a grandes exigencias que a veces sobrepasan los límites del cuerpo, y esa exigencia hace pagar en numerosas ocasiones, un precio alto físico.

9. ¿Cómo puede un padre animar a un hijo a hacer deporte sin que el niño lo perciba como una obligación más?

Hoy a los niños les cuesta mucho el esfuerzo, les hemos dado demasiado, y los hemos sobreprotegidos. Ni saben, ni les gusta esforzarse. La actividad físico-deportiva debe ser una ilusión, no una obligación. Las obligaciones conllevan rechazo. Si los niños respiran hábitos deportivos en casa y en los colegios, lo desarrollarán de una forma natural.

10. ¿La fundación Javier Imbroda es un sueño hecho realidad?

Pues sí, es el resultado de mucha reflexión y esfuerzo. La ilusión de aportar mis conocimientos y experiencias a los niños que estén en riesgo de exclusión social, y acompañar la formación académica, deportiva y personal de los jóvenes. Ojalá pueda ese esfuerzo ayudar a gente que lo necesite de verdad, ofreciéndoles una oportunidad que les enseñe a construir una mentalidad de superación, alejándome de un enfoque caritativo. No quiero contribuir a generar ciudadanos “receptores de ayuda”, y sí generar a ciudadanos que superen adversidades.